La Asociación Civil Fertilizar realizó una intensa jornada para preparar lo que será la nueva campaña de trigo y consideró que no se puede conseguir calidad sin fertilización.

El presidente de la entidad, Jorge Bassi, enfatizó en la necesidad imperiosa de realizar un análisis de suelos para saber cuánto se debe reponer de nutrientes en los suelos, que se han lavado mucho por culpa de las inundaciones.
Los argumentos expuestos por tres especialistas señalaron que las lluvias lavaron los suelos y la tierra no está en buenas condiciones.
La úrea (nitrógeno) granulada bajó de precio y permite hacer una inversión más rentable y el mercado paga bien un trigo de calidad y castiga al que no lo es, sostuvieron. Destacaron la libertad a la hora de comercializar en el mercado que antes no existía, así como las proyecciones de buenos niveles de humedad en el suelo y la importancia de la quita de retenciones al cereal.
Bassi analizó la brecha entre las pérdidas de rendimiento y de la calidad y se preguntó: “¿Somos capaces de volver a hacer bien las cosas?”, al referirse a los años en que el cereal estuvo intervenido por decisiones gubernamentalmente y sufrió una drástica caída, tanto en las hectáreas sembradas como en la calidad.
La respuesta general de los presentes fue positiva y no es un dato menor si se tiene en cuenta que estaba presente el presidente de Argentrigo, David Hughes, que representa a los productores del cereal.
Para Bassi será indispensable que los productores primero realicen “un análisis de nitrato en el suelo, ya no sólo porque es fundamental para saber cuánto hace falta reponer, sino también para no gastar de más aplicando donde no se necesita”.
“Es imposible tener un trigo de buena calidad sino tenemos nitrógeno en el suelo, los compradores castigan con un precio bajo a los trigos de baja proteína, y si tenemos intenciones de vender el cereal por encima de los 160 dólares la tonelada, vamos a tener que optimizar los recursos y ofrecer buena calidad”, dijo el presidente de Fertililzar.
Por su parte, Cristian Hannel, representante del Comité Técnico de Fertilizar detalló paso por paso una aplicación pensada para el productor, que le permite realizar una simulación de siembra de trigo (con una buena cantidad de variables), y así evaluar los rendimientos probables y el margen económico de las ganancias.
Por último, el vicepresidente de Fertilizar, Víctor Accastello, analizó desde el punto de vista económico la campaña de trigo que comienza en las próximas semans.
Según un ensayo productivo y teniendo en consideración la baja del precio de algunos fertilizantes (sobre todo el de la urea granulada), el especialista explicó que “si invertimos 150 dólares la hectárea fertilizando, vamos a ganar 2 toneladas de hectárea de trigo, que además va a mejorar la calidad que es lo que hoy marca el precio de venta”.
Por esos motivos y según una encuesta que realizó Fertilizar, “el área sembrada con trigo aumentaría un 17%, la fertilización un 19%, y la dosis un 17%. Si sumamos estos tres factores crecería un 42% el volumen de los fertilizantes aplicados al cereal”, finalizó el vicepresidente.