El fundador de Fertec, de Marcos Juárez, asumió en reemplazo de Gustavo Del Boca como presidente de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola. Su visión sobre la economía y el presente y futuro de esta industria.

 

Con 40 años de edad, es el presidente más joven en la historia de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de Córdoba (Afamac). Es el CEO de la fábrica de fertilizadoras Fertec, que fundó hace 12 años en Marcos Juárez y hoy es la líder del rubro a nivel nacional, con un plantel de 60 empleados, que tienen un promedio de edad de 29 años.

Se trata de Lisandro Tron, que esta semana asumió el liderazgo de Afamac por los próximos dos años, donde quiere llevar su impronta innovadora.

En diálogo con Agrovoz, expresó su visión sobre la coyuntura y el futuro de la maquinaria agrícola, y cuáles son los desafíos que tiene la Argentina en general y esta industria en particular, para sostener el crecimiento

–¿Cómo ve el panorama actual de la industria de maquinaria agrícola? –En general, es positivo. En 2016 y 2017 toda la cadena agroindustrial de la maquinaria agrícola estuvo dentro de los denominados “brotes verdes”; a partir de este segundo semestre, el hecho de que la economía en general ya está creciendo indica que, más que brotes verdes, somos parte de esta economía en movimiento, con más dinámica que en el año anterior.

–Dentro de esta coyuntura, ¿cómo avizora lo que viene? –Con expectativas muy positivas; estamos convencidos de que este crecimiento económico se va a mantener y puede incluso mejorar. Vemos mucho optimismo no sólo para el corto plazo, sino a mediano plazo; se observan condiciones de más previsibilidad pero, lógicamente, con desafíos por delante.

–¿Cuáles desafíos, por ejemplo? –Desde el punto de vista de la macroeconomía, toda la industria en general está esperando una mejora de la competitividad. Una actualización del dólar es una gran necesidad, aunque sin que eso afecte a la inflación, como está ocurriendo. La inflación está controlada y las proyecciones son alentadoras. También hay desafíos en torno de la reforma tributaria; estamos con muchas expectativas de saber qué beneficios tendrá la industria. Y también viendo qué pasa con las reformas de las leyes laborales, otra materia pendiente.

–En el aspecto tributario, hay varios reclamos desde distintos ámbitos de la producción. –Sí, a cualquier empresa que consulte le preocupan los reintegros de exportaciones, la devolución de los saldos técnicos del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el pago del bono fiscal del 14 por ciento. En el caso de los reintegros, hubo cambios que han hecho más simple exportar; en los otros dos temas, se han acortado los plazos, pero siguen siendo trámites muy burocráticos, que requieren una carga administrativa importante.

–Y más allá de los temas macro, ¿qué desafíos propios tiene que plantearse la maquinaria agrícola? –Esta mayor previsibilidad es el momento justo para que las industrias de maquinaria agrícola planifiquemos a mediano y largo plazo, apuntando a la innovación en productos, tecnologías, y a nivel organizacional. El otro tema muy importante es la internacionalización de los productos: históricamente sólo hemos pensado en exportar y el desafío es no sólo vender productos afuera, sino que, en una economía que tiende a abrirse, trabajar e insertarse en el exterior, pensar en alianzas, asociaciones y quizás aparezcan nuevos modelos de negocios.

–¿Por qué habla de internacionalizar y no de exportar? –Si uno piensa sólo en exportar, es vender al exterior y punto. Internacionalizar significa desarrollar los mercados, no sólo vender productos, sino establecer asociaciones, realizar transferencias e intercambios de tecnología. Son acciones mucho más amplias que el solo hecho de vender al exterior, cuestión que antes, con una economía cerrada, era difícil; ahora, con una perspectiva más abierta, son opciones empresarias que vuelven a estar sobre la mesa.

 

Fuente:

http://agrovoz.lavoz.com.ar/actualidad/es-el-momento-para-planificar-mediano-y-largo-plazo