Compostaje en la Avicultura Entrerriana

Una solución integral a la gestión sustentable de la producción avícola

La Avicultura es una de las actividades pecuarias con mayor desarrollo a nivel mundial. Para lograr la eficiencia productiva que ostenta en nuestros días, han sido estudiados hasta los más mínimos detalles zootécnicos y se ha desarrollado tecnología específica para cada nivel de la cadena que la compone. Pero como en toda actividad industrial, los residuos existen, y en una cantidad tal que constituyen un riesgo para la salud animal, humana y ambiental.

La Provincia de Entre Ríos reúne gran concentración de granjas de gallinas ponedoras, pollos parrilleros, reproductores y “abuelos”, poblados cercanos que han crecido gracias a esta actividad, y una geografía especial que forma más de 40.000 cursos de agua diseminados por todo su territorio, destinado en gran parte y desde hace más de 150 años ininterrumpidos, a la agricultura extensiva.

Por eso Agroassay, partner estratégico de Ecomanagement, tomó el desafío de llevar toda su experiencia en la Gestión Ambiental Agropecuaria a la Capital Nacional de la Avicultura, un lugar de pioneros y emprendedores: la pujante Ciudad de Crespo, en el corazón productivo del campo entrerriano.

Allí formamos “Enviroassay”, una empresa que apunta al compostaje como una herramienta multifuncional, para brindar una solución integral al problema de los residuos de las actividades productivas; con servicios que abarcan desde los estudios de impacto ambiental y la gestión de permisos ante los organismos oficiales realizados por Consultores Ambientales matriculados, hasta la diagramación, seguimiento y monitoreo de todas las obras necesarias, el asesoramiento en el proceso de conversión de los residuos en ENMIENDA ORGÁNICA y su aplicación sobre el suelo destinado a la producción.

Todo esto desarrollado desde nuestras oficinas y analizando muestreos en nuestro propio laboratorio, contando con el aporte continuo de Agroassay (América, Buenos Aires) y AukaRiviere (Beltrán, Río Negro), nuestras empresas hermanas, y el aporte del paquete tecnológico de punta de Ecomanagement.

Hablamos de “COMPOST” o “composta”, que es el material con aspecto de tierra, sin olor desagrable, libre de bacterias comúnmente patógenas, y muy rico en nutrientes para los vegetales, que resulta de una “fermentación aeróbica” realizada por microorganismos que necesitan oxígeno para desarrollarse. En el proceso, la acción de estos organismos eleva la temperatura y cambia el pH, eliminando bacterias, semillas de malezas, huevos y larvas de parásitos, inactivando virus y fitotoxinas, convirtiendo un residuo potencialmente dañino en un material estabilizado, con nutrientes listos para ser utilizados por los vegetales, de composición estandarizable y medible para ser aplicado como enmienda orgánica sobre el suelo.

La materia orgánica puede ser de origen pecuario (estiércol, barrido, guano, cama, purín), industrial (cáscaras vegetales, orujos, carcasas animales, digestatos, etc.), agrícola (rastrojos, granos dañados, frutos u hortalizas de rechazo, etc.), forestal (chip, viruta, ramas y hojas de raleos, cortezas y troncos de corte, etc.) o domiciliario (de recolección urbana). Por esto creemos que nuestra zona de acción, que se extiende a provincias vecinas y a la República Oriental del Uruguay, tiene un potencial extraordinario para desarrollar proyectos de sistemas de compostaje a gran escala, como los túneles de compostaje Scolari, que en pocos días pueden transformar los residuos avícolas junto con todos los otros tipos de residuos mencionados, en enmienda para nuestros suelos.

En los túneles de compostaje Scolari, cuya representación, instalación y servicio postventa ofrece Ecomanagement, el material se va deshidratando, disminuyendo su volumen a la mitad del original; cuando, en cambio, se toma el material crudo para esparcirlo en el campo, la mitad del esfuerzo logístico y económico se está dedicando a trasladar y esparcir agua. Y lo que es peor, se está convirtiendo el área en un riesgo biológico, capaz de vulnerar la bioseguridad de un establecimiento productivo, o de transmitir enfermedades a la población cercana.

Los residuos de la actividad avícola son factores de riesgo sanitario para las granjas de aves y cerdos, para bovinos y para el humano, principalmente por las zoonosis que pueden diseminar. Dentro de estas enfermedades, las producidas por las bacterias Salmonella y Escherichia coli, junto al virus de Influenza (que aún no se presentó en Argentina en su forma más temida mundialmente) son los principales riesgos que se deben eliminar para asegurar la salud humana y el futuro comercial de la avicultura. Y para esto el compostaje es la herramienta clave aplicable a escala industrial.

Nuestra convicción es que la sinergia abre caminos y nos permite ver nuevos horizontes. El mundo debe cambiar hacia la sustentabilidad de las actividades productivas, hacia el equilibrio entre lo que insumimos y lo que obtenemos. Y la avicultura entrerriana está llamada necesariamente a recorrer ese camino.

Por eso junto a Ecomanagement, nuestro objetivo es convertir un problema ambiental en una oportunidad de devolverle a la tierra lo que tomamos de ella. Una devolución real y sustentable.

Claudio M. Kvolek – Bernardo E. Serra